ECVC pedirá en Bruselas medidas para frenar los impactos del veto ruso a los productos lácteos

Comunicado de Prensa –Bruselas 2 de septiembre 2014

Representantes de diferentes organizaciones europeas miembros de la Coordinadora Europea Via Campesina pedirán el próximo día 3 en la reunión del Grupo Consultivo de la Leche medidas para que el veto ruso a los productos lácteos de la UE, equivalentes a 2.200.000 toneladas de leche, no supongan un grave desequilibrio en el mercado de la leche y precios ruinosos para las campesinas y campesinos.

Desde ECVC defendemos que se apliquen medidas de regulación de mercado y de la producción con urgencia,  para evitar excedentes y bajos precios en los productos agro -ganaderos, como la leche y la carne, que se puedan producir con el veto ruso.

Consideramos que la PAC  debe orientarse fundamentalmente a la producción de alimentos saludables y accesibles para la población europea, en el marco de la soberanía alimentaria; con un modelo de producción en el que en toda Europa miles de pequeñas y medianas granjas familiares tengan rentas dignas, garanticen un medio rural vivo y generen puestos de trabajo y riqueza;  por este motivo, proponemos que se cambie la orientación exportadora de la PAC como eje principal, ya que coloca a nuestros campesinos y campesinas en situaciones de gran vulnerabilidad, como la actual, debida fundamentalmente a intereses geopolíticos de las potencias internacionales.

En este contexto consideramos una grave irresponsabilidad continuar en el camino de eliminar los instrumentos de regulación en el sector de la leche, como el final de las cotas lácteas previsto para abril del 2015, y seguir fomentando incrementos de la producción que aumenten los problemas de sobreproducción y bajadas de precios, a niveles que supongan incluso que las granjas se vean obligadas a vender por debajo de los costes de producción y la ruina de miles de campesinas y campesinos productores de leche en toda Europa.

Consideramos que se debe aplicar el principio de preferencia comunitaria y acabar con el sin sentido de políticas que fomentan la importación de un alimento de miles de quilómetros e incluso a veces la exportación de ese mismo alimento a miles de quilómetros, con graves impactos en el modelo social de agricultura y ganadería, el consumo innecesario de energía, contaminación, volatilidad de precios…

Desde ECVC no consideremos que el camino sean las restituciones o ayudas a la exportación de modo que estos productos se coloquen en terceros países por debajo de los costes de producción,  hundiendo los precios en los países de origen y en los países destino de esas exportaciones.

Además de un seguimiento continuado de la situación del sector lácteo por parte de la Comisión, resulta imprescindible la articulación de medidas para el mantenimiento de la renta de las campesinas y campesinas productoras de leche y de otros alimentos afectados por el veto ruso, de modo que a través del fondo de crisis o de otras dotaciones presupuestarias se compense la caída de los precios pagados en origen a las granjas, evitando la ruina o el cierre de más granjas, un hecho que cuando se produce es irreversible, ahonda en el problema del envejecimiento de la población campesina europea y las graves consecuencias del abandono de muchas zonas rurales.

Impulsar la transformación de productos perecederos como la leche, con procesos que permitan su conservación, y reforzar las líneas de trabajo para garantizar la accesibilidad a productos lácteos de calidad a personas y grupos empobrecidos, que no pueden disponer de una alimentación suficiente y equilibrada y, en todo caso, buscar diferentes salidas a los productos alimentarios vetados, con precios adecuados a las personas productoras y consumidoras, y respetando siempre la soberanía alimentaria de los diferentes pueblos.

Regulación de la producción y del mercado para evitar consecuencias

Para más información contactar:

Isabel Vilalba –ECVC –SLG  : móvil 34 608905444  email: labregas@sindicatolabrego.com

Contacto de prensa de ECVC : marzia.rezzin@eurovia.org

Este artículo está disponible en