Derecho a la tierra en Europa : ¡no a las expulsiones de Notre Dame des Landes ! La tierra a quienes la trabajan

(Bruselas 23 de octubre 2012) Desde el martes 16 de octubre, un número imponente de fuerzas de policía (más de 500 guardias móviles, unidades especiales de la Gendarmería) han invadido la zona de Notre Dame des Landes, donde un proyecto de aeropuerto internacional enfrenta desde hace años a la población y al gobierno.

La construcción de este aeropuerto supondría la expulsión de cientos de habitantes, la destrucción de varias granjas y el hormigonado de más de 1600 hectáreas de tierras arables. Además, y en un contexto de restricciones presupuestarias, varios cientos de millones de euros irían directamente de las arcas públicas al bolsillo de Vinci, la empresa concesionaria del aeropuerto. Ya existe un aeropuerto internacional a 30 km al sur, con una superficie igual a la del aeropuerto de Ginebra: la construcción del nuevo aeropuerto solo beneficiaría a Vinci en detrimento del interés general.

Lo/as ciudadano/as europeo/as se enfrentan a una crisis económica y social sin precedentes. En este contexto, el acceso a la tierra no es en absoluto un lujo sino que, para cada vez más gente, se convierte en una necesidad para satisfacer necesidades vitales como la alimentación y la vivienda. En lugar de aplicar políticas de redistribución de tierras, los poderes públicos aceleran la privatización de las mismas y favorecen el control de las empresas multinacionales sobre estos recursos vitales. Frente a la resistencia de los habitantes de las zonas rurales, efectivos de policía desmesurados invaden el campo para expulsar de él a sus habitantes dejando pista libre en nombre de ciertos intereses privados.

 Los conflictos por la tierra en Europa cada vez se parecen más a los que existen desde hace decenas de años en América Latina o en Asia: los que no tienen recursos recurren a la tierra para encontrar cómo subsistir y se enfrentan a una represión violenta y a la criminalización de sus luchas.

Nosotros, organizaciones campesinas de toda Europa, pedimos:

  • – el fin de las expulsiones en Notre Dame des Landes y en los demás países en los que hay expulsiones en curso (España, Italia, Rumanía…).
  • – que se acabe con la comodificación de la tierra, íntimamente relacionada con la producción intensiva o con proyectos que van en contra del interés común.
  • – el fin de la represión y de la criminalización de las luchas por la tierra y una protección total de los derechos campesinos.
  • – que los poderes públicos reconozcan que estas luchas constituyen el reflejo de una crisis en el acceso a la alimentación y a la vivienda en toda Europa.
  • – que se establezca un diálogo real en torno a la redistribución de las tierras y la reforma agraria en Europa, así como que se apliquen las Directivas de la FAO por la gobernanza responsable la Tierra, Pesca y Bosques.
  • – que se otorgue una prioridad total al acceso a la tierra para proyectos de agricultura campesina.
  • – el reconocimiento de la tierra como un “bien común” con un valor social

Mira las fotos

Contacto: Jeanne Verlinden : 0032(0)497605884

Este artículo está disponible en