Declaración Política de Cloc – Vía Campesina Sudamérica, en un contexto de Luchas Populares

( 20 de Noviembre de 2019) En un contexto de luchas populares intensas en Chile y toda América Latina, convulsionadas con pueblos en levantamientos heroícos, nos reunimos como Coordinación Política de la CLOC – VC Sudamérica, del 17 al 20 de noviembre en Orilla del Auquinco, Chile.

Una vez más afirmamos que el modelo capitalista neoliberal impuesto a la humanidad es un modelo de exclusión, de destrucción y de muerte.

Los pueblos siempre hemos resistido las imposición del capital; la historia de los trabajadores y las trabajadoras es la historia de la lucha de clases, donde siempre hemos estado, en estos momento pueblos y comunidades se han levantado en oposición a este modelo que no nos sirve; por eso esta lucha popular en Chile,  los levantamientos populares en Ecuador, el Paro Nacional en Colombia, la resistencia heroica de Venezuela, la reciente respuesta electoral en Argentina, la liberación de Lula en Brasil; es la respuesta de los pueblos ante el avasallamiento del capital en los territorios y que en su respuesta asesta  el criminal golpe de Estado del gobierno Plurinacional de Bolivia. Ante esto, nosotros y nosotras articulados en la CLOC-VC:

  1. Reafirmamos que el capitalismo nunca fue capaz de resolver las grandes necesidades humanas. Es un sistema que ha fracasado y por tanto, es tiempo de reemplazarlo por nuevos paradigmas de carácter emancipatorio, que recupere las raíces históricas de las luchas de nuestros pueblos asumiendo la diversidad como un elemento enriquecedor de experiencias de resistencias y de construcción de futuros. El capitalismo ha destruido las bases materiales de nuestra existencia con el extractivismo, los monocultivos, las hidroeléctricas, pesca empresarial, las minerías, sometiendo y expulsando a las comunidades de los campos y generando crisis climáticas
  2. Nos solidarizamos con las luchas de los pueblos de Ecuador, Chile, Bolivia, Colombia y Haití, llamando a todas las fuerzas organizadas a sumarse a las luchas contribuyendo a que los procesos de movilizaciones populares vayan adquiriendo carácter de luchas prolongadas sostenidas por las organizaciones en un ejercicio de autoorganización coordinado y solidario, que ponga énfasis en la democracia participativa.
  3. Toda la solidaridad con nuestro  compañero Evo Morales y con el pueblo Boliviano,  nuestro reconocimiento al Gobierno de López Obrador, que brinda exilio y protección al presidente Indígena y campesino legítimamente elegido por el pueblo y hoy atacado por la derecha y el imperio estadounidense por su lucha y compromiso por la emancipación de su pueblo.
  4. Condenamos las persecuciones, asesinatos selectivos y los actos de violencias perpetrados por las fuerzas represivas de los gobiernos afines al mandato imperial de países y fuerzas coordinadas por EEUU, contra dirigentes, hombres, mujeres y jóvenes que lideran y de quienes se solidarizan con las luchas del pueblo indignado, rechazamos tajantemente el encarcelamiento de los dirigentes y líderes y lideresas sociales que se mantienen como presas y presos políticos en distintos países de América Latina. ¡¡Libertad a las presas y los presos por luchar!! ¡¡¡La lucha no es un delito!!!
  5. Levantamos con más fuerza las banderas de lucha de nuestra articulación, la Soberanía Alimentaria, la Reforma Agraria Integral y Popular, el Feminismo Campesino y Popular, los Derechos Colectivos de los Indígenas y Pueblos Originarios, Palenques, Quilombolas, Campesinos, de las mujeres y la Defensa de la tierra y los Territorios, por la Justicia Climática, la Agroecología, como propuestas de construcción de una sociedad nueva donde hombres y mujeres somos protagonistas de los cambios profundos que necesitamos para nuestra emancipación.
  6. Llamamos a la lucha permanente e irrenunciable  por derecho al agua, que es un bien  natural y de  uso de los pueblos, y que actualmente es capturada por grandes capitales y corporaciones multinacionales
  7. Convocamos a nuestras militancias a redoblar los esfuerzos en fortalecer las organizaciones integrantes de nuestra articulación con procesos de movilización por la concreción de los derechos campesinos, la autodefensa de nuestros territorios, de nuestros bienes comunes y del medio ambiente, en ejercicio del poder popular.
  8. Nos llamamos a reforzar los procesos de formación política ideológica, a estudiar nuestros pensadores clásicos, latinoamericanos y a escuchas las voces de nuestras sabias y sabios que viene de la universidad de la vida, campesinas y campesinos, de los pueblos indígenas y pueblos originarios, de los pueblos, negros, de los pescadores y pescadoras, de mujeres, de jóvenes, de agricultores de pequeña escala y comunitaria.
  9. Nos comprometemos a aportar a los procesos de unidad que parten de las prácticas de luchas, de producción, de solidaridad efectiva tanto a nivel local, nacional e internacional.
  10. Llamamos al pueblo a la batalla de las ideas, a combatir las falsas noticias haciendo uso revolucionario de la comunicación y las tecnologías.
  11. Reafirmamos nuestro horizonte socialista expresando nuestra solidaridad con la revolución bolivariana de nuestros hermanos, hermanas de Venezuela, reiteramos nuestra profunda solidaridad con el pueblo cubano, cuya revolución es para nosotras y nosotros, el faro que ilumina nuestro horizonte.

La unidad y la lucha de los pueblos es tarea permanente, multipliquemos nuestros esfuerzos desde nuestras organizaciones y a partir de los territorios locales reforzando a las alianzas nacionales e internacionales.

Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza

Este artículo está disponible en