Comunicado de la CLOC-VC: La Masacre de Curuguaty se cobra una víctima más

Asunción, 1 de diciembre de 2012

Desde la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC) y La Vía Campesina Paraguay[i] nos dirigimos a la opinión pública nacional e internacional para denunciar el asesinato a sangre fría perpetrado en la madrugada de este sábado contra el dirigente campesino Vidal Vega, a manos de dos sicarios vestidos de negro y enmascarados, que se movilizaban en moto y que llegaron hasta su domicilio, en el asentamiento Yvypytâ (distrito de Curuguaty, departamento de Canindeyú) para disparar contra su persona, delante de su familia.
 
Vidal Vega era un conocido líder en la lucha por la tierra que estaba gestionando la recuperación de 500 hectáreas de un excedente fiscal, en manos de un empresario. A la vez, según la Plataforma de Estudios e Investigación del Conflicto Campesino –PEICC– era un testigo fundamental en el caso de la Masacre de Curuguaty, que estaba acompañando a las organizaciones sociales que bregan por el esclarecimiento de este hecho que sirvió de justificación para gestar el golpe de Estado parlamentario.

Pedimos estar atentos a este caso, en el que la Policía ha anunciado la captura de un supuesto implicado, según testimonio de vecinos. Esta persona bien puede ser un chivo expiatorio para cubrir a los verdaderos responsables que están detrás del atentado criminal.
 
Este asesinato ocurre a dos años de la muerte del compañero dirigente Mariano Jara, en el mismo departamento de Canindeyú, cuyo caso hasta el día de hoy se encuentra varado y en la total impunidad. Se suman, ambos, a tantos otros similares cuyos reclamos de justicia no han sabido ser satisfechas por el Estado paraguayo.
 
Exigimos una investigación profunda y seria sobre este hecho perpetrado en el marco de la lucha social, cárcel a los responsables y justicia para la memoria de Vidal Vega.
 
Apelamos a la solidaridad de la comunidad internacional para denunciar, mediante acciones concretas,  la Masacre de Curuguaty, trasfondo de un juicio político que instaló en el Paraguay un golpe de Estado parlamentario.
 
¡Por la tierra y por la justicia social! ¡Basta de impunidad!
 ¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!

¡Vidal Vega, ahora y siempre!

Este artículo está disponible en