Chile: Día del Campesino


Con más de un centenar de personas, en la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), las organizaciones de la CLOC – VÍA Campesina Chile, realizaron conmemoración a la promulgación de la Ley 16.640 de reforma agraria y la Ley  16.625 de sindicalización campesina. A la convocatoria acudieron campesinos y campesinas, dirigentes sindicales y sociales de distintos puntos del país, a su vez que la actividad contó con la notable participación de la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa.

Esta conmemoración se realiza cada año por las organizaciones campesinas, como una forma de recordar el proceso de reforma agraria en que se dignificaron hombres y mujeres que lucharon por la tierra y la producción campesina: un sueño materializado a partir de un 28 de julio del año 1967 y que pudo ser profundizado en el período del gobierno del presidente Salvador Allende. La reforma agraria es por tanto una reforma inconclusa, debido al brusco final que sufrió a partir del golpe de Estado, ya que los avances en el campo, sufrieron gran retroceso en materia de tenencia y producción de la tierra.

No obstante al proceso de contrarreforma agraria, sufrido con el régimen militar, las organizaciones del campo, pese a ser disueltas y expropiados sus bienes, hoy están en pie para exigir que el campo vuelva a estar en manos de campesinos, campesinas y pueblos originarios. Que la tierra y el agua vuelvan a ser bienes al servicio del país, no del poder económico oligárquico nacional y trasnacional que solo daña la economía nacional y destruye el medio ambiente.

La lucha por la tierra es de antes y de ahora, porque la tierra no puede ya seguir en manos del gran capital que destruye la producción campesina al instalar la gran minería y monocultivos en terrenos agrícolas. Porque la lucha por el agua y la tierra es la lucha por la soberanía alimentaría de todo el pueblo chileno.

 

¡Por la tierra con soberanía alimentaria y popular!

¡Reforma agraria con justicia y dignidad!

¡La tierra es y será nuestra, fuente de vida, esperanzas, cultura y libertad!

Este artículo está disponible en