Campesinos y campesinas, Indígenas y trabajadores del campo y la ciudad de la CLOC- VC celebramos junto a los Zapatistas

Hermanos y hermanas, compañeros y compañeras zapatistas, de Chiapas, de México,e América Latina, del Mundo, en estas sencillas palabras nuestro abrazo, nuestro respeto, y nuestra celebración junto a ustedes, por estos 20 años de aniversario de aquel 1 de enero de 1994.

El saludo no sale ni llega en la fecha precisa, es que nuestros tiempos no siempre se acomodan al calendario, pero seguramente, como toda fiesta campesina, la alegría y los festejos no se agotan en un día. Aquel 1994 navegaba en tiempos donde germinaban y fructificaban luchas en América Latina (sembradas y cultivadas durante muchos años ), a pesar de la ofensiva neoliberal que azotaba (y azota) a los pueblos del mundo.

La campaña continental “500 años de resistencia indígena, negra y popular” permitió el encuentro de muchas resistencias y luchas populares del campo: los Cocaleros de Bolivia, los Sin Tierra de Brasil, Indígenas Ecuatorianos, Mayas Guatemaltecos, Negros, Campesinos y Campesinas de todo el continente.

Durante 1992 comenzamos a articular continentalmente y desde allí al mundo, llegando en 1993, a la primera Conferencia Internacional en la Vía Campesina en Mons Bélgica, luego de un gran encuentro en Managua el año anterior .

Pero no cabe duda de lo que significó para nosotras y nosotros el digno y rebelde alzamiento Zapatista de enero de 1994, destelló iluminando nuestras luchas allí donde estuviéramos, fortaleció y agrandó nuestras esperanzas, allí en la trinchera o el camino, la montaña o la selva, el barrio o la villa, la comunidad , el cantón, el campamento o asentamiento, sea en el campo o la ciudad, en las fincas, en el arduo trabajo rural, o en las aulas de las universidades, en fabricas, en las cárceles, en el monte… en todos los rincones fue oxígeno rebelde, con el que se avivaron las llamas de las luchas populares y aun las brasitas y cenizas de luchas pasadas que algunos creían ( o deseaban) apagadas.

En febrero de 1994, en Perú realizamos el primer Congreso de la CLOC , inspirados en la heroica revolución Cubana, y en cada una de las luchas campesinas indígenas y negras del continente, allí ratificamos que el camino era de solidaridad con las revoluciones de los pueblos y por sobre todo que no había lugar para nuestros sueños en el capitalismo. Que la lucha por la tierra es primaria, así como la importancia de nuestra voz tantos años acallada.

Fue también en marzo de 1994 que El comandare Hugo Chavez Frías saldría de la prisión gracias a la movilización de los humildes de Venezuela y se iniciaría una nueva etapa en el continente, recuperando el legado de Bolivar, de Martí, del Che siempre presente en el corazón de los pueblos latinoamericanos. Y el renacer de las ideas y principios de Juan Azurduy, Micaela Bastidas, Bartolina Sisa, Tupac Katary , Tupac Amaru, Sandino, Zapata, Villa…

Aunque a veces las geografías o los calendarios ( como suelen decir ustedes) parezcan mantenernos alejados, sepan que estamos cerca, en solidaridad, en lucha, por la justicia , la libertad y la democracia. Por la Soberanía Alimentaria y la Reforma Agraria y por una integración de nuestros pueblos en paz, libertad, igualdad y respeto a la diversidad.

Así que en estos días, van bailes y cantos de festejo en su honor y en el nuestro, en los territorios donde las luchas están al orden del día, mas allá de las tácticas y formas. Va también nuestro agradecimiento.

Ya se escuchan los corridos, las chacareras, las bachatas y rumbas, las cuecas y tangos, los forró y las sambas, los guainos y sayas, las sanjuanitos, las cumbias, el rock , el regueton, hip hop, festejamos juntos y juntas la lucha zapatista y la resistencia de los pueblos del mundo.

 

Abrazos Fraternos

Secretaría Operativa

Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC)

La Vía Campesina

0 Compartir