Aniversario de la Reforma Agraria y Día del campesino en Chile

1.Hoy 28 de Julio de 2006 se conmemora un Aniversario más de la Promulgación de la Ley de Reforma Agraria, que junto a la de Sindicación Campesina, dictadas en el Gobierno del Presidente Frei Montalva, fueron instrumentos fundamentales en la Dignificación y progreso de los campesinos chilenos. Los pasos habían sido precedidos por la Iglesia Católica chilena conducida por el cardenal Silva Henríquez y profundizados en el Gobierno de Salvador Allende hasta 1973. 2.Como es universalmente conocido, la noche de los tiempos se vino sobre el campesinado, los pueblos indígenas y la población rural, con la dictadura que asoló al país por casi dos décadas con las violaciones a los derechos humanos, las apropiaciones del erario y el patrimonio nacional y la corrupción, como se ha ido develando con el paso de los años. La Contrarreforma agraria, la privatización de los recursos naturales y la energía y el mercado libre para los grandes consorcios internacionales, continuaron demoliendo la obra democrática ea favor del mundo rural chileno y sus pueblos originarios.

3.El retorno a la democracia en los años 90, si bien creó un nuevo clima de convivencia y respeto general a los derechos de los chilenos, no ha satisfecho las necesidades de igualdad de nuestro pueblo, sin que los avances habido en la superación de la pobreza, hayan podido eliminar este flagelo. Los grandes triunfos macroeconómicos y los tratados de libre comercio hasta ahora han favorecido con creces las ganancias de la multinacionales, que se han ido apropiando casi enteramente del patrimonio y la economía nacional. Así se acaba de recordar, el pasado 11 de Julio, al conmemorarse otro aniversario de la Ley de Nacionalización del Cobre, poniéndose en evidencia la cantidad de recursos que el país ha dejado de percibir por la privatización de los 2/3 de nuestros recursos cupríferos. Con el patrimonio silvoagropecuario generado por la Reforma agraria y construído por el Estado a lo largo de muchos años, ha ocurrido lo mismo, como lo demostró el año pasado el informe de la Cámara de Diputados sobre la privatización de las empresas públicas.

4.La aplicación sin cortapisas del modelo neoliberal por mas de dos décadas, arroja hasta ahora magros resultados para los trabajadores de todos los sectores, aumentando la precariedad de los trabajos de la agricultura, el sector forestal y mas recientemente de la pesca y acuicultura. Otro tanto ocurre con la agricultura familiar campesina y la de subsistencia y los pescadores artesanales. Los apoyos ofrecidos a las Pymes en los períodos electorales, se mantienen pendientes, agudizando el cuadro de endeudamiento y postración de los pequeños emprendimientos hasta ahora tan alabados y sin embargo olvidados.

5.La puesta en la mira de las políticas neoliberales del crecimiento económico y la rentabilidad rápida a cualquier precio, pone agudas tensiones en nuestros países y en sus Gobiernos, los que no logran zafarse de estas agendas unilaterales, postergando o posponiendo los programas de desarrollo en beneficio y con la participación de sus pueblos y las organizaciones sociales. Las reiteradas metas que se vienen poniendo para superar la pobreza o el hambre o los exagerados niveles de injusticia, tanto en el plano internacional como en nuestros países, vienen dejando grandes saldos pendientes.

6.Nos preocupan los alcances que pueda tener la publicitada política gubernamental de “Chile potencia agro exportadora” (agroalimentaria y forestal) y las consecuencias para la agricultura familiar campesina, los asalariados rurales y las comunidades indígenas. Junto a ello los desafíos que vivimos y están pendientes con respecto a la biodiversidad, el medio ambiente, los recursos naturales y la energía, la seguridad y soberanía alimentaria y la equidad laboral. Hasta ahora se han firmado muchos acuerdos con las organizaciones rurales y el grueso de ellos está pendiente. Las medidas sobre las deudas no pueden esperar. Respaldar a los jóvenes y las mujeres del campo y a las organizaciones rurales de todo tipo exige medidas prontas y de significación.

7.En este cuadro nuestras poblaciones rurales y las comunidades campesinas e indígenas vienen reclamando y luchando con muchas dificultades por superar la invisibilidad del mundo rural, procurando superar el desaliento y la frustración que muchas veces los embarga. Sabemos de la preocupación incluso de ciertos obispos de las Diócesis rurales que escuchan de sus inquietudes y angustias por el presente y su futuro, quienes alientan un proceso de reflexión que pueda ayudarlos a hacer llegar una palabra de orientación y esperanza.

8.Otro tanto ocurre con las luchas esperanzadas de otros pueblos de nuestro continente y de los otros, casi todos ellos viendo como pueden “Globalizar sus esperanzas”. En este momento los campesinos del Paraguay son encarcelados por la lucha por sus tierras, en otros momentos el MST de Brasil, o los pueblos indígenas del Ecuador, o los afro-descendientes de Haití y del Caribe, nos hacen llegar sus acciones de lucha en defensa de las comunidades rurales. El reciente Gobierno de Bolivia, encabezado por el hermano Evo Morales y los pueblos campesinos e indígenas de ese país son la confirmación de estas preocupaciones por la recuperación de las riquezas básicas de nuestros pueblos, retomando el proceso de Reforma Agraria.

9.En el plano internacional, la idea de la Reforma Agraria ha retomado actualidad con el Foro Mundial organizado por el CERAI en Valencia España el 2004 y recientemente con la Conferencia Internacional de la FAO en Porto Alegre, Brasil. Otro tanto ha ocurrido con las ideas levantadas por la organizaciones rurales frente a la Cumbre de la Biodiversidad de Curitiba, Brasil y el Foro Mundial del Agua de Ciudad de México, realizados en Marzo 2006. En casi todas ellas hemos estado presente a través de nuestra participación en la organización regional CLOC- Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo y mundial Vía Campesina.

10.La Plataforma Rural por la Tierra- Chile Treinta Años, creada en el país al término de la conmemoración de los treinta años de su interrupción, como un espacio de debate y reflexión sobre vida actual en el mundo rural, por personas fuertemente comprometidos con ello, hace llegar en esta ocasión su saludo fraterno y solidario a todos los habitantes del mundo rural, a sus comunidades y organizaciones. A sus dirigentes los alentamos a no desmayar en sus responsabilidades en la hora presente y a diferenciar adecuadamente los intereses del mundo rural- especialmente de los mas pobres y necesitados- frente a una Globalización concentradora, excluyente y pauperizante.

Nuestro Homenaje a los campesinos, hermanos mapuche y trabajadores agrícolas de Ranquil y de Lonquén, a José Campusano y a Manuel Oliveros, a Don Manuel Larraín de Talca y al Cardenal Raúl Silva Henríquez.-

Santiago de Chile, 28 de Julio de 2006.-

PLATAFORMA RURAL POR LA TIERRA
CHILE TREINTA AÑOS

Este artículo está disponible en