Mozambique: ¡Tierra, mi vida y mi futuro!

Informe de la asamblea anual de la União Nacional de Camponeses (UNAC)

(Lichinga, Niassa, Mozambique – octubre 21 de 2018) Delegados y delegadas de todas las provincias de Mozambique se reunieron el 19 y 20 de octubre en Lichinga, provincia de Niassa al noroeste del país, para celebrar la asamblea anual de la União Nacional de Camponeses (UNAC). Los objetivos principales de la asamblea fueron la revisión de las actividades, programas y finanzas de la organización, la presentación y discusión de las principales problemáticas por las que atraviesan los campesinos y campesinas en las diferentes provincias, regiones y asociaciones, así como la discusión de lineamientos y acciones para el año próximo.

Las actividades comenzaron con la presentación de las delegaciones provinciales, una mística de canciones y proclamas campesinas, y la participación de un grupo de teatro y danza de la provincia. La asamblea fue inaugurada por la presidenta nacional de la UNAC, Ana Paula Tauacale, las autoridades de la mesa directiva de la asamblea y un representante del gobierno provincial de Niassa. Luego de la inauguración se sometió a votación la agenda y metodología de trabajo, ambas aprobadas por unanimidad. Por la tarde se trabajó en comisiones de mujeres, jóvenes y hombres para favorecer la participación y reflexión colectiva, a la vez que desarrollar discusiones específicas para cada sector. Las discusiones grupales fueron luego compartidas en una plenaria, cerrando el dia con la reflexión colectiva sobre los puntos señalados por cada comisión.

El segundo día inició con una representación teatral acerca de problemáticas que viven los campesinos y campesinas, y una danza tradicional de Niassa. Desde temprano los delegados y delegadas se dividieron por provincias en regiones norte, centro y sur, para compartir problemáticas comunes y fortalecer las articulaciones regionales. Por la tarde la coordinación ejecutiva de la UNAC presentó el balance de trabajo y económico del período 2017-2018, así como una evaluación intermedia del Plan Estratégico 2016-2020. Se discutieron algunos lineamientos y se ratificó el camino trazado para cumplir con los objetivos políticos, sociales y productivos del plan estratégico definido por la UNAC.

A lo largo de los dos días de encuentro las organizaciones provinciales presentaron la situación actual en sus territorios, sus desafíos y acciones concretas en materia de de trabajo. Algunos de los ejes transversales que atravesaron las discusiones giraron en torno a las consecuencias del cambio climático y sus efectos sobre las producciones, la necesidad de acceso a créditos y mejoramiento de la infraestructura en el medio rural, la urgencia de fortalecer la participación y liderazgo de mujeres y jóvenes en los territorios, la necesidad de mejorar las condiciones de vida de las comunidades campesinas, en particular en cuestiones de salud y acceso a agua, la búsqueda de mejorar las producciones para lograr soberanía alimentaria y mejores ingresos económicos para las familias campesinas, y, particularmente, la problemática de tierras.

Esta última fue sin dudas la principal preocupación que expresaron los delegados y delegadas de las diferentes provincias. Se discutió en particular sobre la posibilidad de sanción de una nueva ley de tierras que, bajo la excusa de promover el desarrollo, favorecería el acceso a empresas y grupos inversores. Asimismo denunciaron que a pesar de que la ley de tierras vigente contiene políticas favorables para el sector campesino, ésta no fue nunca debidamente reglamentada ni implementada. Los participantes concluyeron que si con la ley actual ya se estan viviendo violentos procesos de desalojo y acaparamiento de tierras, con una nueva ley que favorezca a los inversores externos la situación va a ser cada vez más complicada para los campesinos y campesinas.

Ante este potencial escenario la UNAC y las organizaciones regionales estan realizando encuentros y planificando acciones para impedir la sanción de una nueva ley y exigir a las instituciones gubernamentales la correcta implementación de la actual ley vigente desde 1997. Asimismo se reforzó la idea de transmitir a las bases campesinas que es de vital importancia mantener la tierra en manos campesinas, producir con medios propios y agroecológicamente, y buscar la soberanía alimentaria. La asamblea de la UNAC ratificó el compromiso de los campesinos y campesinas en la tarea de mejorar la alimentación y calidad de vida de todas las familias y comunidades campesinas en el pais.

¡Tierra, mi vida y mi futuro!

¡Campesinxs unidxs! ¡Siempre venceremos!

¡Globalicemos la lucha! ¡Globalicemos la esperanza!

17 Compartir