Sandra Moreno: "Para nosotras el derecho a la tierra está en conexión con el mismo derecho a la vida"

Articulo 17. Derecho a la tierra - Mayo 17 2017

Sandra Moreno Cadena, La Via Campesina Europa

IV Grupo de Trabajo Declaracion de derechos campesinos

Gracias señora embajadora por darnos la oportunidad de expresarnos y asi refrendar nuestras posiciones como titulares de derechos en la exigencia de lo que consideramos como derechos humanos fundamentales y en la interpretacion de nuestras constituciones, que no solo pertenece a la Corte.

Para nosotras el derecho a la tierra está en conexión con el mismo derecho a la vida. Practico la agroecología para cuidar la tierra y el ecosistema, para producir alimentos sanos y de calidad, para alimentar mi familia y la población que me rodea y para devolver a las mujeres campesinas su papel fundamental y transformador en el mantenimiento de nuestros pueblos, nuestras culturas, y de las zonas rurales. Colectivamente realizamos en mi comarca un manejo colectivo del agua para la irrigación, basado en el mantenimiento de acequias ancestrales que aseguran que las tierras dedicadas al laboreo puedan mantener los cultivos para la agricultura de subsistencia en la cual basamos nuestros medios de vida. Estoy obligada a trabajar la tierra en sistemas de aparcería que han sido sistemas de explotacion que junto con el latifundismo han perpetuado la discriminacion que sufrimos quienes no podemos ejercer el derecho a cultivar sino somos propietarias. El tener acceso a la tierra no quiere decir que exista una seguridad en la tenencia, elemento fundamental para que las comunidades campesinas dedicadas a la pequeña producción puedan asegurar su superviviencia y el mantenimiento de los medios de vida.

Hoy en día, en Europa, decenas de miles de campesinos y campesinas se ven expulsados del sector cada año, mientras que las grandes explotaciones agrarias y agronegocios están ampliando su ámbito rápidamente. La misma lógica de los imperativos globales de acumulación de capital, que son la fuerza impulsora de la apropiación de tierras a nivel mundial, están apoyando los procesos de concentración de tierras en Europa. Las grandes explotaciones constituían sólo el 3,1% de todas las explotaciones europeas en 2013, pero controlaban la mitad de la superficie agrícola total utilizada. Mientras tanto, tres cuartas partes de las explotaciones, todas de menos de 10 hectáreas, controlaban sólo el 11% de tierra agrícola total. Esto pone el estado de la desigualdad de la tierra en la UE a la par o incluso superior a los países que se caracterizan por sus patrones de distribución de tierras altamente sesgados.

Las mujeres tenemos menos tierra, de peor calidad, y su tenencia muchas veces es insegura. Globalmente solo poseemos el 2% de la tierra. Para nosotras, las propuestas de reemplazar el derecho a a tierra por el acceso, solo buscan imponernos un modelo de desarrollo y de convivencia que favorece centralmente a las lógicas  del agronegocio, a través de proveer capacitaciones tecnológicas que fortalecen las modalidades de cultivo con semillas transgénicas, agrotóxicos, y tecnologías propias de las transnacionales del campo.

En Escocia, recientemente el parlamento ha aprobado una novedosa ley de reforma agraria que pone a disposicion de las comunidades rurales de un valioso mecanismo para aquellos casos en los que la injusta concentracion de la tierra, problema historico en el reino unido, pueda suponer una traba al desarrollo rural y de esta forma recuperar la funcion social de la tierra.  En Andalucia, la politica de venta de tierras publicas, por el contrario, esta diezmando a la población agricola que ha construido proyectos de cooperativas agricolas para paliar la falta de empleo y para dignificar el  uso de la tierra para alimentar a sus comunidades y a la poblacion en general.  Apoyamos el contenido de este artículo donde están todos los elementos básicos para las comunidades campesinas como son el principios de no discriminación, la seguridad en la tenencia, la prohibicion de desalojos forzosos, la reforma agraria, la función social de la tierra y los limites a la excesiva concentración.