En Italia y Francia, victorias en la lucha contra la desregulación de los transgénicos

Disponible en PDF

Brusselas, el 20 de Enero 2021

El miércoles 13 de enero tuvo lugar en Italia una importante movilización contra cuatro decretos de regulación de semillas. Estos decretos habrían permitido realizar ensayos de campo con variedades vegetales obtenidas mediante nuevas técnicas de modificación genética. Aunque Italia ha sido un país “libre de Organismos Genéticamente Modificados, OGM, ” durante los últimos 20 años, recientemente ha sufrido mucha presión del sector privado para que se posicione a favor de las Nuevas Técnicas de Reproducción (NBT por sus siglas en inglés).

Las organizaciones de agricultores, el sector ecológico, las organizaciones medioambientales y las organizaciones de consumidores1
se han movilizado contra esta apertura inaceptable e ilegítima de la agricultura italiana a los nuevos OGM, recordando que esas nuevas técnicas de modificación genética sí entran en el ámbito de aplicación de la legislación europea sobre los OGM, sin excepción ni derogación, como confirmó una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en 2018.

La votación, aun no siendo vinculante, hubiera tenido un alcance obligatorio, con consecuencias desastrosas para todos los agricultores de Italia. Gracias a la movilización pudo evitarse este resultado. En efecto, estos decretos habrían permitido la liberación irreversible de variedades de OGM, poniendo en peligro los derechos de lxs agricultores a las semillas, que desde 2018 están garantizados por la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de lxs Campesinxs (UNDROP).

La Comisión de Agricultura del Senado italiano ya había votado a favor de estas propuestas el 28 de diciembre de 2020, pero la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados debía votar sobre esta cuestión el miércoles 13 de enero. La Coordinadora Europea Vía Campesina, ECVC, acoge con gran satisfacción los dictámenes condicionales votados por el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes. La fuerte movilización contra estos decretos ha llevado, en efecto, a la Cámara a dictar las siguientes obligaciones, que deberán ser respetadas por el gobierno italiano:

a) Debe considerarse que la prohibición del cultivo de OGM incluye también los productos obtenidos mediante el uso de “nuevas técnicas de reproducción” (NBT por sus siglas en inglés) o de edición del genoma, de conformidad con la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión
Europea de 16 de julio de 2018. habida cuenta de los elevados riesgos para el medio ambiente y la salud humana;

b) También se introduce una condición para permitir que los agricultores puedan desarrollar actividades como la reutilización de la semilla o el intercambio de parte de la cosecha como semilla o material de propagación.

Por lo tanto, es una victoria en la lucha contra los nuevos OGM, pero también un gran paso adelante a favor de los derechos de los agricultores a intercambiar libremente sus semillas. Se pedirá al futuro Ministro de Agricultura que respete estos dictámenes vinculantes expresados por la Asamblea.

En Francia también hemos sido testigos de un gran éxito en la lucha contra los OGM: el 17 de diciembre de 2020, el Tribunal de Perpignan absolvió a un miembro de Faucheurs Volontaires, una organización que se dedica a destruir cultivos OGM. A pesar de las negativas de la parte demandante, en este caso Syngenta, que compró Nidera, el juez sentenció que los girasoles tolerantes a los herbicidas que fueron destruidos son en realidad OGM liberados sin autorización y que su cultivo causa daños inmediatos e irreversibles al medio ambiente. Dictó que la acción de los Faucheurs Volontaires estaba justificada por necesidad. Este reconocimiento es una gran victoria para todos los Faucheurs Volontaires y las organizaciones de agricultores y de la sociedad civil que se oponen a los OGM, después de más de veinte años de lucha.

A pesar de este nuevo fallo, el Ministro de Agricultura francés, Julien de Normandie, declaró contra toda evidencia el 7 de enero que “los NBT no son OGM”. Esperemos que esta burda mentira encuentre rápidamente un rechazo parlamentario, como en Italia.

Las organizaciones de ECVC deben mantenerse alerta porque, aunque estos intentos de desregulación se han frustrado por el momento en Italia, y el fallo judicial a favor de la “siega” es un gran paso adelante, no hay duda de que la lucha tendrá que continuar para garantizar una agricultura europea libre de OGM.

Contactos:

Guy Kastler – Grupo de Trabajo de Semillas de ECVC: +33 603945721 (FR)

Antonio Onorati – Comité de Coordinación: +39 3408219456 (EN, FR, IT, ES)

ACU, AIAB, Altragricoltura Bio, ARI, ASCI, Association Agr.Biodynamica, Civiltà Contadina, Coord. Zero GMO,
Crocevia, Deafal, Égalité, European Consumers, European Coordination Via Campesina, Fair Watch, FederBio,
Firab, Greenpeace, ISDE, Legambiente, Lipu, Navdanya, Pro Natura, Slow Food, Terra!, UNAAPI, WWF.

Más información: https://www.eurovia.org/es/

Este artículo está disponible en