CLOC-Via Campesina Centroamérica condena el vil asesinato de la compañera Margarita Murillo

(Managua 29 de Agosto de 2014) Las organizaciones miembros de la CLOC-La Vía Campesina Centroamérica, reunidas en Managua, nos manifestamos en contra de la violencia e impunidad imperante en Honduras, donde continúan los asesinatos de dirigentes campesinos y demás violaciones graves de los derechos humanos. En particular, condenamos enérgicamente el asesinato de la compañera Margarita Murillo, dirigente campesina y primera coordinadora del Frente Nacional de Resistencia Popular, (FNRP), también fundadora del partido Libertad y Refundación (LIBRE) el día de ayer, 27 de agosto de 2014 en Villa Nueva, Departamento de Cortes.

A partir de las informaciones obtenidas de organizaciones nacionales, y reportes de medios locales y nacionales, se ha podido verificar los siguientes hechos:

Según informes de sus hijas, Margarita se encontraba en una parcela cuando llegaron hombres armados y encapuchados que acabaron con su vida a eso de las once de la mañana.

El pasado 26 de julio, militares hondureños secuestraron al hijo de Margarita Murillo, Samuel, de 23 años, de la casa donde la familia vive en la comunidad de Marañon, al sur de San Pedro Sula. No se sabe su paradero todavía. 

Así mismo su marido Oscar fue herido por una bala en la pierna durante la represión por parte de los militares en uno de los ataques a los manifestantes que estaban tomando la carretera en Choloma.

Ante los hechos expuestos, las organizaciones de la CLOC-La Vía Campesina, condenamos los actos de violencia, y  en particular el terrible asesinato de la compañera Margarita Murillo, recordando que toda persona, tiene el derecho  fundamental e inalienable a la vida, e instamos a las autoridades nacionales que:

1.     Cumplan con su deber de investigar y sancionar de forma expedita todos los crímenes y las otras violaciones graves de derechos humanos cometidas en el país, y perseguir penalmente tanto a los autores materiales como intelectuales.

2.     Cesen de inmediato la represión y la violencia contra el movimiento campesino, y adopten medidas efectivas que brinden protección a las personas en riesgo.

3.     Expresamos nuestra preocupación sobre el riesgo de nuevos actos de violencia contra dirigentes campesinos.

4.     Expresamos nuestra convicción que sólo será posible lograr la paz en Honduras con políticas públicas coherentes,  con el respeto y cumplimiento de los derechos humanos, lo que incluye las medidas necesarias para proteger el derecho a la vida, superar la impunidad, y el cumplimiento de los acuerdos suscritos y marcos legales establecidos en este sentido.

5.     Cumplan las disposiciones legales y los acuerdos políticos relativos a los conflictos agrarios, para lograr una solución justa y sostenible del problema de la tenencia de la tierra.

Pedimos a la comunidad internacional a cumplir con su papel fundamental en la protección y promoción de los derechos humanos. Es urgente que refuerce su atención y acción sobre la situación de derechos humanos en Honduras, por lo que debe:

1.   Contribuir con medidas concretas y contundentes a una mayor protección de las personas en riesgo.

2.   Realizar un monitoreo permanente de la situación en Honduras, así como de la investigación y condena de los responsables de los asesinatos cometidos contra dirigentes campesinos y formular recomendaciones a las autoridades nacionales.

3.   Establecer una oficina permanente del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras.

28 de agosto de 2014

Organizaciones Firmantes:

 

ATC

CNOR

ARNIG 

CNTC

ANACH 

CONAVIGUA

CUC 

ANTA

FECORACEN 

UNAPA

UCP 

CONIC

Este artículo está disponible en