Mujeres

Europa : la crisis agrava la situación de desigualdad de las agricultoras

Los días 8, 9 y 10 de marzo se celebró en Lampai (Teo, Galiza) la reunión del grupo de trabajo de mujeres de la Coordinadora Europea de Vía Campesina (ECVC). Además de las anfitrionas gallegas y de las compañeras del Estado Español, asistieron mujeres de países como Austria, Italia, Noruega y Polonia. También participó una representante de la Vía Campesina de América Latina, la brasileña Camila Bossana, del Movimento d@s Sem Terra (MST).

 

 

En este encuentro, las participantes valoraron todo el trabajo hecho en el área de mujeres de la ECVC durante el último año, y definieron las líneas de actuación para 2013 a nivel europeo. También aprovecharon la reunión para preparar la IV Asamblea de Mujeres previa a la VI Conferencia Internacional de la Vía Campesina, que se celebrará del 6 al 12 de junio de 2013 en Yakarta (Indonesia).

 

Dentro de las actividades que viene realizando este grupo de trabajo, destacan las acciones por el reconocimiento de los derechos de las campesinas en el marco europeo y la lucha para acabar con la violencia que sufren las mujeres del medio rural.

 

Aunque fue un encuentro interno, el sábado 9 de marzo se llevó a cabo un debate público en el que participaron, ademas de las representantes de la Coordinadora Europea de Vía Campesina, mujeres del Sindicato Labrego Galego (SLG). Esta jornada de puertas abiertas comenzó con la intervención de Nadia Álvarez, del colectivo feminista Andaina, que hizo un análisis de cómo la crisis está afectando mucho más a las mujeres y, en especial, a aquellas que viven en el medio rural o trabajan en algún sector agroganadero. En este sentido, la responsable de la Secretaría de las Mujeres del SLG, María Ferreiro Santos, denunció que muchas campesinas están dejando de cotizar a la Seguridad Social al ver reducidos los ingresos de sus explotaciones a causa del encarecimiento de los insumos, del incremento de los impuestos y de los bajos precios en origen. Además, el desmantelamiento de servicios sociales relacionados con el cuidado de personas mayores y de la infancia, se traduce en un aumento del trabajo doméstico de las profesionales de la agricultura y, por lo tanto, en una pérdida notable de independencia. Y todo esto en un contexto en el que ni siquiera avanzamos en igualdad debido a la ineficacia de la Ley de Titularidad Compartida. Inmaculada Idáñez Vargas, responsable del Área de Mujeres de la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) criticó el fracaso absoluto de este texto legislativo por su carácter voluntario y no obligatorio. Esto hizo que, de las 200.000 agricultoras del Estado Español que no son titulares de la explotación en la que trabajan, apenas un centenar haya solicitado la titularidad desde que la lei entró en vigor, en octubre de 2011.

 

Las participantes hicieron un alto en el debate para participar en la manifestación convocada por diversos colectivos feministas en Compostela con motivo del Dia Internacional de las Mujeres. Ya por la tarde, el trabajo continuó en grupos para hacer un análisis más profundo de las cuestiones antedichas y para darles respusta con una serie de demandas adaptadas a los profundos cambios que está causando la crisis en el medio rural y en la profesión agraria, en general; y en la situación socioeconómica de las agricultoras, en particular.

 

 

 

 

Información adicional