Noticias de las regiones

Crisis derramada

Mega granjas sustituyen a familias campesinas productoras de leche en Europa.

Desde marzo de 2015, miles de familias campesinas productoras de leche han perdido su viabilidad económica al perder el sistema de cuotas mediante las cuales la industria se veía obligada a adquirir ese alimento a sus productores históricos. En cambio, un reducido número de corporaciones han instalado grandes establecimientos, compitiendo a nivel mundial con costos mucho menores.

Esta situación ha motivado las protestas de productores lecheros de toda Europa ante la Comisión Europea, que se ha limitado a iniciar un sondeo entre las instituciones, dilatando una discusión del modelo y lo que para las organizaciones campesinas es inaplazable: una vuelta de la producción a manos campesinas de familias asentadas en el campo.Así lo explicó a Radio Mundo Real la integrante de la Vía Campesina Europa, la española y gallega Isabel Vilalba, en entrevista. Escuchar entrevista, aquí.

Para la Coordinadora Europea Vía Campesina (ECVC) la crisis actual del sector lácteo y la desesperada situación de los productores de leche exigen medidas que están mucho más allá de los procedimientos convencionales de la Comisión Europea de posponer las decisiones debido a nuevos estudios, evaluaciones y la convocatoria de expertos. Dice la Vía Campesina: “para evaluar el funcionamiento de este ‘paquete’ sólo basta mirar por la ventana y contemplar la ruina de miles de productores de toda la Unión Europea y la desaparición de la producción de leche en varias regiones, hechos que han sido señalados por muchas organizaciones sectoriales después de que el grupo de alto nivel presentó sus recomendaciones”.

Isabel indicó que en la actualidad los campesinos reciben en promedio 0,30 euros por litro de leche, mientras sus costes de producción son mayores: 0,40 euros.

Al ser sustituidos por megagranjas industriales que reducen sus costos, la producción europea de leche se ha embarcado en la competencia internacional, motivando una caída generalizada del precio de este producto alimentario. Las sanciones dispuestas por la Unión Europea y los Estados Unidos sobre Rusia, principal comprador de productos lácteos europeos, derivaron en la superabundancia de los mismos, coadyuvando a la crisis de precios, que ya completa un año.

La integrante de Vía Campesina Europa dice que en menos de un año, en Galicia han cerrado más de 600 granjas. Manifestó además que un megaemprendimiento puede llegar a sustituir a 300 familias, las cuales asimismo no tienen alternativa de permanencia en el campo ya que mayoritariamente ocupan regiones de montaña o bien cuentan con una tradición campesina histórica en el rubro.

Vilalba manifiesta que existen capitales vacantes en Europa que, desde el negocio inmobiliario, migraron a la producción de alimentos y especialmente en la lechera, a lo cual se ha sumado la antedicha desregulación del mercado. Un reciente informe de la organización Grain indica que “nada es más importante para la alimentación y los sistemas agropecuarios en la Unión Europea que los lácteos. Éstos dan cuenta de una quinta parte de toda la producción agrícola de la UE, y una quinta parte de las existencias mundiales de leche se consume en la UE. No obstante, la producción lechera europea atraviesa una profunda crisis”.

Y enumera que el número de establos lecheros en la UE bajó en 80% desde 1984, y los últimos años han sido particularmente rudos. Euskal Herria, por ejemplo, perdió 60% de sus establos lecheros entre 2002 y 2010 como consecuencia de las políticas de la UE que empujaron los precios que se pagan por la leche a niveles muy por debajo de los costos de producción.

Fuente: Radio Mundo Real

Información adicional